miércoles, 7 de abril de 2010

EL ARTE DE CONVERSAR

De vuelta de vacaciones--frías, británicas e inolvidables--entré el lunes en 1º ESO D y grité, perdida la paciencia: "¡Proyecto lingüísticooooooo!", grito de guerra para llamar al orden, a la petición del turno de palabra, al arte de medio--escuchar antes de preguntar dudas sobre vocabulario o gramática que aún no se ha explicado . . . decía, levanto la voz hasta la autocrítica mental y descubro que ningún alumno recuerda para qué sirve que lo diga. Ocasionalmente, ante semejante expresión, parte del grupo callaba, se invitaba a participar de uno en uno, y hasta alguna vez se logró con éxito. Vuelta a empezar.
He tenido que mirar el blog de Fran para recordar lo que hicimos en nuestra última sesión. Y descubro que, en idiomas, trabajamos (yo, desde luego) el role--play, la simulación y el torbellino de ideas con bastante frecuencia. A la voz de BRAINSTORMING!, 3º ESO B sabe que debe hacer acopio de vocabulario antes de que yo presente el tema que coresponda. Hoy estábamos tratando enfermedades y dolencias y resultó, como casi siempre, ameno y útil. A excepción de la "gracia" de preguntar qué es un parto en inglés (contesté y les entrará en el próximo examen).
Por suerte o por desgracia, aún creo en el poder de lo teatral para sorprender al alumnado. Nada mejor que un ejercico de comprensión oral dramatizado, con preguntas por escrito para contestar (ya me daba igual en inglés o en español, se trataba de ver si habían entendido) sobre mi anecdotario básico vacacional, que yo coloreé lo mejor que pude . . . y hasta participó 2º ESO B, nefasto grupo donde los haya. Del debate tendré que olvidarme. Se lo propuse a 3º para culminar una actividad de hace tiempo y. . . silencio de ultratumba. Seguiremos soñando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada